La caída en la cosecha de aguacates desata una ola de robos en las plantaciones

La caída en la producción de aguacates en diversos países del mundo, como Estados Unidos y Nueva Zelanda, y el consiguiente aumento de su precios, ha derivado en una ‘ola criminal’ en las plantaciones de esta fruta, así como en un mercado negro donde se vende el material robado.

Tras dos años de escasas cosechas en Nueva Zelanda, los productores locales de aguacate han comenzado a ser víctimas de un creciente número de casos de robo de esas plantas, mientras el precio de la fruta registraba un alza interanual del 37%, informa el diario SBS.

Mientras tanto, la producción de aguacates en California cayó el año pasado a la mitad, tras las 180.000 toneladas producidas en 2016, a causa de una ola de calor extremo que afectó a las cosechas, detalla comisión de productores de aguacate California Avocado Commission.

California tampoco se salvó de los casos de robos masivos de aguacate. En junio de 2017 la Policía californiana arrestó a tres hombres por robar una gran cantidad de esa fruta valorada en 300.000 dólares.