Manchas de las hojas en el aguacate

En este articulo se habla solo de unos cuantos tipos de mancha.

Mancha de Chapopote

En el haz de las hojas se presentan manchas realzadas de color negro intenso, de 1 a 7 mm de forma circular e irregular, cuando aparecen varías manchas alrededor se forma un halo clorótico o necrótico.

Todo el follaje presenta una decoloración, cuando el ataque es intenso y demás una defoliación.

Control

Cuando exista un 100 % de árboles árboles atacados atacados con un gran porcentaje porcentaje de defoliación foliación afectado, se requerirán de 2 a 3 aplicaciones a intervalos de 25 a 40 días (tiempo que se requiere requiere desde la infección ascosporas hasta la formación formación de peritecios y liberación).

Las aplicaciones dirigidas para prevenir las enfermedades en los frutos son suficientes para controlar esta enfermedad.

Mancha púrpura o angular de la hoja

En los bordes o apéndices de las hojas se inician unas manchas irregulares de color café claro que más tarde toman una coloración púrpura.
Estas fusionan hasta abarcar gran parte o toda la hoja, deformándola hasta tomar una curvatura cóncava.

Puede afectar sólo una rama o todo el árbol, es más frecuente en árboles de 3 a 5 años y principalmente de la variedad Hass.
En el envés de las hojas se observar una gran cantidad de marchitas pubescentes de color negro, de 1 a 3 mm realizadas y dispersadas sobre toda la región necrótica.
Muchas de estas manchas en las hojas están rodeadas de halos amarillos.

Control

Fungicidas a base de Hidróxido cúprico, Cuperhidro 300-a 400 gr, Pero si se deja avanzar y surgen nuevos brotes de la enfermedad dispersos en el huerto, se requerirá una aspersión general. Enterrar los residuos de la poda y quemarlos.

Alga

Se presenta a fines de verano con manchas circulares aterciopelada anaranjado a rojo brillante (algas) sobre la superficie de las hojas y algunas veces, en ramas y troncos, al principio apenas visibles pero pueden alcanzar un diámetro de 6.2 mm, eventualmente produce un moho colorado y esporas microscópicas.

Control cultural

  • Aireación
  • Luminosidad en el huerto
  • Podas

Químico

  • Aspersión a base de cal y cobre como: Caldo bordelés (1:0.75:100) en el mes de Agosto.

 

¿Qué es y cómo combatir la Phytophthora?

La Phytophthora es una enfermedad fúngica producida por el hongo que lleva el mismo nombre. Dicho hongo se encuentra en el sustrato y se propaga a través del agua.

¿Qué es la Phytophthora?

La Phytophthora es una enfermedad fúngica producida por el hongo que lleva el mismo nombre. Dicho hongo se encuentra en el sustrato y se propaga a través del agua. Puede sobrevivir varios años en las capas superficiales de las plantas, además las altas temperaturas y el exceso de agua favorecen su desarrollo.

¿Cuáles son los síntomas de la Phytophthora?

Los síntomas más comunes son el secado progresivo de las ramas y el debilitamiento. Al principio, puede parecer que la plata sufre por falta de agua por lo que se tiende a regarla. Con esto lo único que se consigue es empeorar la situación, pues, como ya hemos mencionado, este hongo se desarrolla con mayor rapidez cuando hay exceso de agua. Si a esto se le añade las altas temperaturas, el avance de la enfermedad será inmediato.

Tratamiento de la Phytophthora

El ozono es una opción exitosa para el tratamiento de la Phytophthora, pues la foliación o pulverización de agua ozonizada en las partes superficiales de la planta hace, que por contacto directo con el ozono, estos agentes patógenos se sequen de manera que no puedan sobrevivir en un ambiente de esas características. Además el ozono posee fuertes propiedades de cicatrización, por lo que se cerrarán heridas y cortes producidos durante el cultivo, con lo que podrá prevenir que otros microorganismos entren en el interior de la planta y se infecte.

Otra de sus virtudes es la capacidad del ozono para la oxigenación y enraizamiento de las plantas mediante el riego con agua ozonizada lo que hará que su planta crezca vigorosa y se desarrolle de la forma más saludable. El riego con agua ozonizada, por su parte, también sirve para prevenir, tanto Phytophthora como otras enfermedades de los cultivos, ya que la ozonización del agua convierte a ésta en un desinfectante muy eficaz.

En ASP Asepsia ofrecemos nuestra experiencia y conocimiento para ofrecerles soluciones personalizadas a problemas concretos en sus cultivos. Así, los sistemas de ozono de ASP Aspesia previenen y tratan enfermedades aéreas como la Phytophthora con asesoramiento técnico y un constante mantenimiento y supervisión por nuestros expertos, que son los que garantizan los buenos resultados.

Fuente: aspozono

Anillamiento del pedúnculo

Esta enfermedad provoca la caída de frutos de aguacate tamaño canica, uva y hasta frutos medianos, incide drásticamente en la variedad Hass cuando se da el cambio de la estación seca a la estación lluviosa, en esta etapa en las plantaciones que no tienen riego y reciben fuertes aplicaciones de fertilizantes nitrogenados se acentúa la caída de frutos. El daño continua en condiciones de alta humedad.

El daño se da en el pedúnculo aproximadamente a 1 cm. Del fruto, es una especie de ahorcamiento, la corteza se pone necrótica, en ocasiones se desprende y el fruto se torna violeta pudiendo desprenderse o permanecer adherido al pedúnculo.

Control: Se recomienda en forma generalizada, por desconocer el agente causal, mantener las plantaciones con una fertilización de elementos mayores y menores bien balanceada, con distancias de siembra adecuadas que permitan buena ventilación, podas de ramas bajas y podas de ventanas para evitar microclimas dentro de la copa con mayor humedad relativa, suministro de riego en la época seca, recolectar y destruir frutos enfermos.

En otros países reportan el control de la enfermedad con productos a base de Zinc (Zineb) durante todo el desarrollo del
fruto.

Fuente: Programa de diversificación de ingresos en la empresa cafetalera

¿Qué es el Verticillium o marchitez?

La marchitez por Verticillium sp., es una enfermedad de creciente importancia en cultivos de aguacate en México, que frecuentemente es confundida con la pudrición de raíces causada por P. cinnamomi var. cinnamomi. La marchitez por Verticillium sp., se ha observado en cultivos de aguacate.

Síntomas

Los árboles afectados por Verticillium sp., detienen parcialmente su crecimiento. El hongo invade los tallos y ramas de un lado de la planta, produciendo marchitez parcial o total repentina de hojas. Las hojas de las ramas afectadas, toman una coloración café y permanecen adheridas al árbol por algún tiempo y luego caen, mientras que los frutos, se mantienen en el árbol. Posteriormente, los frutos caen y se presenta un paloteo o muerte descendente de algunas ramas. Al realizar un corte longitudinal de la rama, se observa una necrosis de color café claro, que se extiende por un lado a lo largo de la misma o puede abarcarla totalmente.

Manejo cultural

Se debe evitar el establecimiento de cultivos de aguacate en lotes que previamente hayan sido sembrados con cultivos susceptibles a este hongo, como son el tomate, la fresa, el lulo, la papa y la yuca. Dado que el exceso de humedad es un factor predisponente al ataque por el hongo, los árboles se deben ubicar en terrenos no encharcables o en su defecto realizar los drenajes necesarios, para disminuir la humedad en el suelo. El manejo cultural de la marchitez por Verticillium sp., consiste en la poda de las ramas afectadas. Después de la poda, se debe aplicar pintura a base de aceite, con brocha, en la región podada. Cuando un árbol muere por esta enfermedad, se recomiendan las mismas prácticas de manejo cultural ofrecidas para el manejo de la pudrición de raíces por P. cinnamomi.

Manejo químico

Dado que el hongo que causa la marchitez por Verticillium sp., puede sobrevivir en el suelo en forma de clamidosporas y diseminarse de la misma manera que la pudrición de raíces por P. cinnamomi, se deben realizar las mismas medidas de desinfección de suelo en almácigos, desinfección de botas a la entrada de lotes recomendadas para P. cinnamomi.

En condiciones de cultivo, el manejo químico de marchitez por Verticillium es posible si se realiza preventivamente o si se detectan árboles con síntomas iniciales de la enfermedad, mediante aplicaciones al follaje y tallos de fungicidas a base de Benomil (Benlate WP)(Bezil 50 WP)(1 g/l), Tiabendazol (Mertect 500 SC)(1 cc/l) o Metil Tiofanato (Topsin M 50 SC)(2 cc/). Cualquiera de estos fungicidas también se debe aplicar al suelo, previa erradicación de malezas, empapando la zona de raíces. Plantas así tratadas, se recuperan del daño por el hongo, dos meses después.

Manejo Integrado de Plagas y Enfermedades (MIP)

A la hora de establecer un MIP es fundamental indagar y conocer aspectos básicos:

• El blanco biológico (identificar el agente causal).

• Condiciones climáticas (favorables o desfavorables para el establecimiento y diseminación de la plaga).

• Susceptibilidad de la planta al ataque de la plaga (épocas de mayor o menor susceptibilidad).
Teniendo esta información, lo mejor es solicitar al asistente técnico el diseño de un MIP que garantice la sanidad en el cultivo y sea, a su vez, económica y ambientalmente sostenible. Se busca que este plan de manejo sea eficaz, no dañe el medio ambiente y sea viable económicamente, para lo cual se debe tener como soporte información actual y completa sobre los ciclos de vida de las plagas y sus interacciones con el medio ambiente y todos los métodos de control de plagas disponibles (EPA, 2010).
El MIP consiste en una serie de evaluaciones de manejo de plagas, decisiones y controles, cuyo enfoque comprenden cuatro etapas:

Determinar umbrales de acción

Antes de llevar a cabo cualquier acción para el control de la plaga, se debe determinar un umbral de acción, es decir, un punto en el cual las poblaciones de plagas o las condiciones del medio ambiente indiquen que se debe llevar a cabo
tal acción. El avistamiento de una única plaga no siempre significa que se necesite el control. El nivel en el cual las plagas se convertirán en una amenaza económica debe
ser crítico, así guiar las decisiones futuras del control de la plaga (EPA, 2010).
Monitorear e identificar plagas

No todos los insectos, malezas y otros organismos vivos requieren control; algunos organismos son inofensivos e, incluso, beneficiosos. Los programas del MIP funcionan
para monitorear las plagas e identificarlas con precisión, de modo que se puedan tomar decisiones apropiadas para el control, en concordancia con los umbrales de acción.
El monitoreo y la identificación elimina la posibilidad de que los plaguicidas se utilicen cuando en realidad no se necesiten o que se emplee el tipo de plaguicida equivocado
(EPA, 2010).
Prevención

Los programas del MIP están diseñados para evitar que las plagas se transformen en una amenaza. En un cultivo, esto puede implicar el uso de métodos como la rotación de distintos cultivos, selección de variedades resistentes a las plagas, la siembra de material sano, ubicar puntos de desinfección de calzado y vehículos en los puntos de acceso al lote y la restricción en el ingreso personal no autorizado. Estos métodos de control pueden ser muy eficaces y eficientes con respecto al costo y presentan bajo riesgo para las  personas y el medio ambiente (EPA, 2010).

Control

Una vez que el monitoreo, la identificación y los umbrales de acción indican que se requiere el control de plagas y los métodos preventivos ya no son efectivos o no están disponibles, los programas del MIP evalúan el método de control apropiado en cuanto a eficacia y riesgo. Primero, se eligen los controles de plaga que sean eficaces, menos riesgosos, incluyendo por ejemplo, las feromonas para ocasionar trastornos de apareamiento de plagas y la instalación de trampas. Si posteriormente el monitoreo, la identificación y los umbrales de acción indican que los controles menos riesgosos no están funcionando, se emplearán métodos de control de plagas adicionales, como la aplicación de plaguicidas pero este es el último recurso (EPA, 2010).