5 de las mejores técnicas de inducción floral

La inducción floral es una de las técnicas importantes a considerar en el sistema productivo del aguacate Hass, debido a se requiere tener producciones concentradas para poder ofertar volúmenes en épocas del año y no bajas producciones que encarecen el proceso de comercialización especialmente el internacional.

A continuación se mostrarán las 5 técnicas que más resultados han presentado en la región, de acuerdo con las características agro climáticas de la región, aquellas que se puedan adoptar previo otros estudios pertinentes.

  • INDUCCIÓN FLORAL POR LA TECNICA DEL ANILLADO

Una de las tradiciones que utilizaban los agricultores era realizar heridas al tallo de la planta con un machete en época de semana santa con el fin de que el árbol tuviera una mayor producción, obteniendo buenos resultados, sin tener conocimiento porque razón ocurría este hecho. Al realizar esta práctica se generaban buenas cosechas y daban indicios de la posibilidad de programar las cosechas.

Recientemente, en trabajos realizados en cultivos tecnificados durante varios años y en diferentes zonas productoras del país, se ha logrado establecer que el anillado, en las condiciones tropicales, incrementa la productividad de los árboles que son sometidos a la labor. Esto se da no solo por el aumento de la producción en kilogramos de frutas por unidad, sino por el ingreso extra que puede percibirse, al tener la posibilidad de programar las cosechas para las épocas de mayor precio de venta. Para aguacate Hass, un anillo de 1cm de ancho hecho en una rama, se cierra en 5-7 semanas; esta presenta inicio de floración 8-10 semanas después de haberse anillado; y dependiendo de la altitud sobre el nivel del mar (altitud, tiempo), presentaría cosecha a las 34-50 semanas luego de la floración.

  • TÉCNICA DE LA PODA

La poda como técnica de inducción floral, se realiza de acuerdo con la longitud de las ramillas, al presentar el mayor número de yemas inducidas, en los cortes donde se deja de 30 a 40 centímetros de ramilla. Principalmente la poda realizada en el árbol, busca obtener producciones tempranas y sostenidas en el tiempo, igualmente formar una arquitectura adecuada, facilitar las labores de manejo.

Hoy en día el manejo de poda ha sido reducido a una sola poda al año. La experiencia nos muestra que varias podas en la temporada inducen crecimiento excesivo de las plantas en épocas en las que este no busca (inducción floral), lo que puede redundar en una falta de flores.

  • INDUCCIÓN FLORAL CON PRODUCTOS HORMONALES

Durante varias décadas se han desarrollado numerosos estudios para revelar el papel de cada fitohormona, cuyas funciones incluyen una variedad muy amplia de procesos fisiológicos. Se ha dilucidado el rol de las auxinas en procesos de crecimiento, floración, dominancia apical, crecimiento celular de los meristemos y formación de  raíces en estaca leñosas; las giberelinas participan en la germinación de semillas e inducen la formación de flores y frutos; por su parte, las citoquininas retardan la caída de la hoja y el envejecimiento e inducen la diferenciación celular y la formación de nuevos tejidos; mientras que el ácido abscísico es responsable del cierre de estomas cuando hay déficit hídrico o inhibe el crecimiento vegetal en momentos de crisis, produciendo una especie de letargo; y por último, el etileno, facilita la maduración de los frutos, la degradación de la clorofila y la posterior caída de las hojas.

Recientemente, se ha encontrado que el ABA afecta las respuestas vegetales frente a patógenos, mediante la promoción de resistencias que van desde impedir la entrada al patógeno por vía estomática, hasta incrementar la susceptibilidad interfiriendo con las respuestas de defensa del sistema inmune vegetal en el que pueden interrelacionarse otras hormonas.

  • INDUCCIÓN FLORAL POR FERTILIZACIÓN

La fertilización también tiene una gran importancia en la inducción floral y en general en la producción, según la empresa, Fertilizantes Olmeca y SQM Nitratos, considera dos elementos mayores de vital importancia como es el nitrógeno y el potasio, relacionados con la inducción floral, la fructificación y la calidad de la fruta.

Los niveles de nitrógeno (N), fósforo (P), potasio (K) y calcio (Ca) varían en la planta según la producción, cuando esta es elevada los niveles de N son bajos, a causa de la extracción del fruto, la reserva se disminuye por lo que conlleva a que en el año de  menor producción la concentración de N amoniacal en la hoja es alto. Por lo tanto el manejo del agua y nutrientes debe orientarse a reducir el crecimiento del flujo vegetativo, para aumentar el cuajado y crecimiento de los frutos.

El uso de boro (B) y de nitrógeno (N), se ha empleado como fertilizante foliar, con el objetivo de incrementar el cuajado de fruto. En cultivares de aguacate Hass, en Nueva Zelanda con una sola aplicación de B y/o N, permitió alcanzar una concentración ideal en  inflorescencias entre 50-65 ppm  para incrementar el cuajado del fruto. Existen evidencias que el B es esencial para lagerminación del polen, desarrollo del tubo polínico a través del estigma, estilo y ovario hasta alcanzar el óvulo y para las divisiones mitóticas necesarias para producir el esperma.

  • INDUCCIÓN FLORAL POR CAMBIOS DE TEMPERATURA

La temperatura es uno de los factores principales del cambio de la fase vegetativa a la reproductiva. Los cultivares de aguacate subtropicales pueden sólo producir yemas florales si se mantienen bajo un régimen de temperaturas frías. Para el cultivar ´Hass`, el régimen 23ºC/18ºC (día/noche) es el punto crítico cercano para la floración. Después de la inducción floral, el desarrollo de las yemas florales ocurre adecuadamente para temperaturas de 25ºC/20ºC.

La aplicación de esta técnica de acuerdo con las características de temperatura promedia alta de 25,2 ºC y una promedia baja de 13,5ºC, en la zona cafetera , se tiene una expresada por Romero, 2012, describe resultados obtenidos en pruebas en la relación frío-calor, al encontrar que el aguacate Hass en cámara de crecimiento con tratamientos de baja temperatura (10 °C día/7 °C noche) causaron la iniciación floral y alta temperatura (25/20 °C) detuvieron el proceso de floración retardando la cosecha.