Aplicación de fertilizantes y abonos

APLICACIÓN DE FERTILIZANTES QUÍMICOS

Con base a los resultados obtenidos en los análisis químicos de suelo y foliar, se debe establecer un plan de fertilización. Si el suelo tiene un pH bajo se puede perder eficiencia del fertilizante por lo que se recomienda la aplicación de enmiendas de acuerdo a los resultados que se obtienen en el análisis de suelo. La fertilización tiene que ir de acuerdo al estado fisiológico de la planta y a la cosecha esperada. Es importante recalcar que no se puede abusar de fórmulas altas en nitrógeno, por cuanto propician crecimientos fuertes de follaje, pero débiles en su estructura, con lo que se propicia la incidencia de plagas. Otro punto es el poco cuaje que se puede dar si se tienen excesos de este elemento en la planta. Por esto siempre es recomendable la consulta a un profesional.

APLICACIÓN DE ABONOS ORGÁNICOS
Aplicación de abonos orgánicos. Este cultivo demanda un porcentaje de materia orgánica que va de 2% a 5%, por lo que el uso de estos materiales es fundamental. Los 22 cuidados que se tienen que tener al emplear materias orgánicas, es que sean composteadas (para eliminar los patógenos indeseables), para que no corra el riesgo de introducir agentes contaminantes en el cultivo. Estos deben estar bien estabilizados para ser usados. El aporte nutricional va a depender de los materiales con que fue confeccionado. La producción de aguacate se ve limitada por la falta de materia orgánica, por lo que la aplicación de ésta no sólo va a mejorar la producción sino que también va a mejorar las características físicas y químicas del suelo.
Los biofertilizantes son otra opción que el agricultor puede emplear para ayudar a nutrir su plantación, existen diversas formas de preparar estos biofertilizantes, para lo cual se debe verificar siempre que estos sean inocuos y no contaminen los cultivos ni las aguas.
El empleo de los mismos puede ser dirigido al suelo o vía foliar.

APLICACIONES FOLIARES
Su uso está recomendado para suministrar microelementos que son deficientes en la zona (zinc, boro, son los más comunes y en algunos lugares el hierro). Para ello, se recomienda que sean quelatados o acomplejados estos productos. Si el quelato es de origen natural (aminoácidos por ejemplo), se debe regular el pH del agua que no pase de 6. Para medir el pH se requiere de cintas para este uso que deben ser una herramienta para los productores para acondicionar el agua que va a ser utilizada en las aplicaciones. Se debe tener especial cuidado a la hora de mezclar varios elementos, con el fin de evitar reacciones indeseadas en el tanque de aplicación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s